Cómo avanza la implementación del proceso de Paz

“Se reconocerá a Cuba como país que acompaña la implementación en condición de país garante”

La Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación “CSIVI” del Acuerdo final, suscrito entre el Gobierno nacional y las Farc – EP el 24 de noviembre de 2016 en el teatro Colón de Bogotá, se creó mediante el decreto1995 del año 2016, y desde su inicio ha estado en la mira de diferentes sectores sociales y políticos, porque a pesar de la importancia que recae en ella al parecer no ha logrado estar a la altura histórica y tampoco ha logrado entrar en sintonía con el compromiso adquirido en la Habana

La CSIVI está conformada por funcionarios del Estado entre los cuales se encuentran actualmente, el Alto Consejero para el Posconflicto, Emilio José Archila, la ministra del Interior, y el alto Comisionado de Paz, Miguel Ceballos, mientras que como delegados del partido político Farc, fueron nombrados, el profesor Jairo Estrada Álvarez, Rodrigo Granda Escobar y Ronald Rojas Ramos.

La implementación de los acuerdos de Paz ha sido un tema que presenta diferentes puntos de vista y dependiendo desde el ángulo que se mire o el sector político desde donde se hable se encuentran posiciones extremadamente opuestas, pero lo cierto es que al hacer un recuento real a los puntos establecidos dentro de los acuerdos, es poco lo que se ha avanzado y los incumplimientos fueron constantes en el gobierno de Juan Manuel Santos y por supuesto siguen así en el gobierno de Iván Duque. Y para poner la cereza en el pastel la comisión encargada de hacer el seguimiento a los acuerdos “CSIVI” ha tenido dificultades tras las declaraciones del Comisionado de Paz, Miguel Ceballos Arévalo, al señalar que Cuba fue incluido en la lista de países que no colaboran en la lucha contra el terrorismo como apoyo de los Estados Unidos a la petición del gobierno Duque para que desde la Isla sean extraditados y entregados al gobierno colombiano los líderes del Ejército de Liberación Nacional “ELN” que se encuentran allí desde cuando se adelantaban los diálogos de Paz con el gobierno Santos.

Ante la declaración de Miguel Ceballos, los delegados del partido Farc decidieron no asistir a la reunión de la CSIVI convocada para el 14 de mayo pasado, como solidaridad con el gobierno cubano por considerar que el apoyo de este país ha sido fundamental en la construcción de la Paz en Colombia, al igual que en el acompañamiento a la implementación de los acuerdos, por lo tanto no debe recibir trato y expresiones de enemistad por parte del gobierno colombiano.

Para hablar de este tema la Agencia de Reporteros Sin Fronteras, consultó al profesor de la Universidad Nacional de Colombia, Jairo Estrada, quien además de pertenecer a la mencionada comisión en calidad de delegado del partido Farc, de lejos es una de las personas que mayor conocimiento tiene sobre el tema de la implementación de los acuerdos de Paz.

ARSF: ¿Cuál considera usted que es la importancia de Cuba en la Comisión de seguimiento e implementación de los acuerdos de Paz?

Jairo Estrada Álvarez: El rol de Cuba como país garante es de la mayor importancia si se considera que un garante tiene la función de brindar confianza a las partes, de constatar que los acuerdos a los que las partes han llegado sean cumplidos en los términos en los que fueron pactados, y en el evento de situaciones excepcionales contribuir a la solución de las diferencias. Y ese es el papel que ha desempeñado Cuba durante el proceso de diálogo y negociaciones y ahora durante todo el proceso de implementación del acuerdo, hay que decir que el mismo rol lo ha desempeñado Noruega, desde luego que nos preocupa inmensamente que Cuba no asista como lo ha hecho en estas últimas dos reuniones a las sesiones de la CSIVI, comprendemos debo decirlo absolutamente las razones por lo cual lo ha hecho. Desde nuestro punto de vista ha habido un tratamiento inamistoso por parte del gobierno colombiano que no se corresponde con el papel que ha desempeñado Cuba para contribuir con la construcción del proceso de Paz en Colombia.

ARSF: ¿Cómo considera usted que ha funcionado la CSIVI?

JEA: Debo decirlo francamente el funcionamiento de la CSIVI, apenas se acerca a la realización de sesiones formales, en sentido estricto la CSIVI, no está cumpliendo con las funciones para la cual ella fue concebida en los acuerdos de Paz. En todo caso debo también reconocer que ha sido una instancia útil para avanzar en la solución de problemas específicos, particularmente los relacionados con quienes se encuentran privados de la libertad, con los guerrilleros que aún están en las cárceles para avanzar en la terminación del proceso de identificación de quienes integraron a la guerrilla de las FARC -EP, es decir lo que se conoce como el proceso de acreditación, también para tratar temas puntuales como el de los bienes.

Pero en general, lo esencial de la CSIVI que es ser una instancia bipartita que aporta en el proceso de seguimiento, sobre todo de impulso y de verificación a la implementación, debo decir que el trabajo de esta comisión no pasa de ser una formalidad que además hasta el momento no ha logrado garantizarse en los términos en los que se espera, con una periodicidad determinada y con la presencia de todos los miembros de la delegación gubernamental, ya que normalmente uno o dos de ellos no concurren a las reuniones de esta instancia.

ARSF: ¿Cuál ha sido la diferencia si la hay entre los delegados de Santos en la CSIVI, y los nombrados por Duque?

JEA: Al gobierno de Santos le tocó empezar con la implementación de los acuerdos de Paz, en ese sentido la CSIVI, tuvo un papel más que protagónico, allí se discutieron aspectos fundamentales que estuvieron relacionados con los inicios de la implementación, con los inicios de la reincorporación, igualmente con los asuntos referidos específicamente al proceso de la dejación de armas, lo que significa que en ese primer año y medio de la implementación la CSIVI jugó un papel fundamental. En la medida en que el proceso fue avanzando ya durante el propio gobierno de Santos los alcances fueron disminuyendo y durante el gobierno de Duque el trabajo de la CSIVI ha estado muy relacionado con la manera como este gobierno ha enfrentado el proceso de implementación, unos primeros meses prácticamente de inacción en los que el gobierno en apariencia estaba estudiando como actuar frente al acuerdo de Paz, luego una definición de su política, que es una política que se distancia del acuerdo de Paz en los esencial. Y luego un trabajo que se ha reducido a reuniones formales que no se desarrollan de manera periódica ni con la participación de todos los delegados del presidente Duque. Por eso llamamos la atención es sobre la necesidad de que esta instancia tan importante del acuerdo sea una instancia con debido reconocimiento y sobre todo que cumpla con las funciones para las cuales ella fue concebida.

ARSF: ¿Cree usted que el papel de los medios de comunicación ha sido adecuado en el seguimiento a la implementación de los acuerdos de Paz?

JEA: Respecto del papel de los medios de comunicaciónen mi valoración general, creo que no ha sido suficientemente ajustado a los requerimientos de un proceso de implementación y a las necesidades de la construcción de la Paz, sigo pensando que en sectores de los medios hay una tendencia a instrumentalizar políticamente el acuerdo y a informar sobre la implementación del acuerdo según los propietarios de los medios se alineen políticamente. Hemos observado algunas experiencias en que se han conformado equipos de trabajo para hacer seguimiento especifico a la implementación del acuerdo y vienen haciendo un excelente trabajo, pero en suma si se trata de hacer una distinción entre los medios oficiales, los medios del establecimiento creo que se podría trabajar más juiciosamente en el tema asumiendo la posición que corresponde, o sea la de brindar información con los suficientes equilibrios distanciándose de propósitos de instrumentación política. Y en lo que hace a medios comunitarios y de otras características valoro su contribución.

En general sí creo que hay un desconocimiento ha estas alturas del acuerdo de Paz y en la medida en que se desconoce el acuerdo no se pueden hacer aproximaciones juiciosas sobre la implementación y sus avances, sobre los límites y obstáculos que el proceso tiene. Esta última consideración me parece que es fundamental para evaluar el papel de los medios, es preciso que se conozca más el acuerdo, es preciso que se conozcan las diferencias entre las concepciones que tiene el gobierno y lo que está escrito en el acuerdo.

ARSF: ¿Qué piensa de la inclusión de Cuba por parte de los EE – UU en la lista de países que no contribuyen en la lucha contra el terrorismo?

JEA: La inclusión de Cuba entre los países que no colaboran suficientemente en la lucha contra el terrorismo la entiendo simplemente como parte de una estrategia política de fuerzas de derecha transnacional y en este caso particularmente del gobierno de los Estados Unidos, además se produce en un contexto en el que se aproxima la elección presidencial en ese país, el llamado voto del exilio, del exilio entre comillas cubano, en Miami, La Florida y otros Estados, juega sin duda acá para ejercer mayores presiones sobre la Isla y acentuar el bloqueo. Porque lo que puede seguir aquí es incluirla en la lista que apoyan el terrorismo y eso daría lugar a la justificación de un mayor nivel de las sanciones. Obviamente se esta buscando sacar rendimientos políticos, los cuales se presume que son para Trump que está en la contienda electoral y por supuesto para las fuerzas de derecha del continente y también en el propio caso colombiano.

ARSF: Considera que la frase hacer trizas los acuerdos ¿el gobierno Duque la está cumpliendo a cabalidad?

JEA: Considero que el gobierno de Duque no tiene la capacidad para hacer trizas los acuerdos así esa sea la voluntad expresa del proyecto político que el representa, no me cabe la menor duda que se han hecho diferentes tipos de eventos para avanzar en esa pretensión pero lo que está claro hasta el momento es que todos esos intentos han fracasado, fallaron las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la JEP, han fallado iniciativas de actos legislativos que se han presentado para revertir los acuerdos desde el Congreso de la República y creo que ante la imposibilidad política de hacer trizas los acuerdos, el gobierno ha optado por una política de simulación de la implementación que consiste en figurar que algo se está haciendo cuando en el sentido estricto eso no es lo que ocurre. Entonces estamos frente a una política en que se le dice al país y a la comunidad internacional que hay compromisos y ejecutorias de la implementación. Por otro lado está el tema de la financiación del acuerdo que no es suficientemente claro ni transparente, no hay evidencia suficientemente documentada que permita saber en sentido real cuanto es que se está destinando para la implementación y si corresponde con lo que fue convenido por las partes.

ARSF: ¿Se equivoca el gobierno del presidente Iván Duque, al pedir a Cuba que extradite a los líderes del ELN que se encuentran en la Habana?

JEA: Desde luego que se equivoca el gobierno de Duque al pedir la extradición de los miembros de la delegación de paz del “ELN” que se encuentran en la Habana y esta equivocación resulta de una valoración sencilla, los protocolos suscritos entre el gobierno nacional y el “ELN” y seis países más son protocolos que fueron firmados atendiendo normas dl derecho internacional, en ese sentido desde nuestro punto de vista partimos de que hay un principio universal que consiste en el “Pacta sunt servanda” quiere eso decir “los acuerdos son para cumplirlos” más allá de las valoraciones que se tenga sobre los hechos que condujeron a la situación en la que ese proceso con el “ELN” se encuentra. A nuestro juicio lo que hay es que atender las normas del derecho internacional, cumplir los protocolos y cumplir los protocolos significa proveer las condiciones para que se pueda producir el desplazamiento de la delegación del “ELN” desde la Habana hacia el territorio colombiano, debo reiterar que esa no es sólo una posición del gobierno de Cuba, sino que lo es de noruega que es el otro país que está comprometido directamente con la firma de estos protocolos y es una posición que también se ha exhibido por diversos países de la comunidad internacional y habría que decirlo adicionalmente ha sido expresado por teóricos, por doctrinantes y por expertos en derecho internacional.

A pesar de las difíciles circunstancias por las que atraviesa el país debido a la situación social que se viene presentando por el Covid 19 y por supuesto por los asesinatos de líderes sociales y miembros de la extinta guerrilla de las FARC – EP, el día 26 de junio se volvieron a dar cita las delegaciones del Estado y del partido Farc que hacen presencia en el CSIVI, pero una vez más se notó la ausencia del señor Embajador de Cuba en Colombia, José Luis Ponce Caraballo, quien informó que “Cuba no estaba en condiciones de asistir a dicha reunión” . Lo que genero un cruce de posiciones entre las delegaciones allí representadas, donde se concluyó de común acuerdo que la CSIVI en su conjunto hará un pronunciamiento público donde se reconocerá a Cuba como país que acompaña la implementación en condición de país garante, y donde a su vez se le solicite su presencia y buenos oficios en la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación.

“La actitud de Cuba como garante de procesos de Paz en Colombia es incuestionables, indivisible y no puede estar sujeta a apreciaciones sesgadas o dobles raceros. La presencia de representantes del ELN en nuestro territorio, en la que descansa la acusación estadounidense, no es más que un pretexto endeble y deshonesto carente de sentido y facilitado por la actitud ingrata del gobierno colombiano, si es que algún crédito merece el pronunciamiento del Sr. Ceballos. Ya que existen evidencia concretas, algunas de ellas muy recientes, de nuestra colaboración bilateral con los Estados Unidos en el combate contra el terrorismo y en esfuerzos conjuntos de aplicación y cumplimiento de la ley, en acciones particulares para este, lo que convierte la calificación anunciada por el Departamento de Estado en un acto deliberado de distorsión de la verdad” Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.