Cae en España banda de explotación sexual.

 “La trata de personas con fines de explotación sexual sigue en aumento a pesar de las medidas adoptadas a nivel mundial para combatirla”

Colombia continúa siendo un país donde se aprovecha de la difícil situación económica de muchas personas para engañarlas y ofrecer oportunidades laborales en el exterior, pero en realidad no es más que las artimañas que manejan inescrupulosas personas para llevar ingenuamente a cientos de mujeres en su mayoría hacia el exterior y allí convertirlas en esclavas sexuales en pleno siglo XXI.

Y a pesar de los operativos policiales como el registrado en las últimas horas por la policía de España donde recupero de las garras de estos criminales a 23 mujeres, la mayoría de nacionalidad colombiana y logró capturar a 19 personas también de nacionalidad colombiana, la trata de personas con fines de explotación sexual sigue en aumento.

Los 19 detenidos tras la operación policial española son sindicados de los delitos de trata de personas con fines de explotación sexual, al igual que venta de droga, ya que las bandas criminales inducían a las chicas a que consumieran la misma droga que ellos venden con los propósitos de tener mayor utilidad y para que ellas sean capaces de resistir tener varias relaciones sexuales durante la jornada a las que las someten a la explotación.

 De acuerdo con versiones de las mujeres liberadas, sus captores las habían engañado en Colombia y les habían prometido trabajo digno, pero la realidad fue otra y al momento de su liberación las víctimas mantenían una deuda casi impagable de más de 8.000 euros y vivían en condiciones indignas para cualquier ser humano, incluso llegaban a dormir hasta doce mujeres en un cuarto con condiciones insalubres. La banda detenida era compuesta por varios familiares que se encargaban de los diferentes momentos de la operación, unos reclutaban, otros cuidaban y amenazaban a las mujeres víctimas y todos obedecían a una mujer de aproximadamente 54 años que junto a su expareja manejaban la organización criminal. Esta pareja era la encargada de pagar los gastos de las personas explotadas sexualmente y ellos mismos se aseguraban de que fueran colocadas en los pisos desde donde se manejaba la operación de prostitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.