Querida Amazonia

“La querida Amazonia se muestra ante el mundo con todo su esplendor, su drama, su misterio”.

El papa Francisco se ha caracterizado por intentar renovar la concepción católica tratando de acercar a la gente con la iglesia en un tipo de renovación que ha permitido a la juventud ver con otros ojos esta institución que también ha sido permeada por la corrupción y otros delitos como la pederastia.

Ahora el papa Francisco se da a la tarea de divulgar la Exhortación apostólica Post – Sinodal Querida Amazonia, un mensaje donde se expresa sobre el celibato, la injusticia y el crimen, y el compromiso que debe tener la curia para con la Amazonia.

Para Francisco la Iglesia debe estar al lado de los oprimidos, y por eso considera que al plantearse un mundo ecológico, se está planteando un mundo más social, por eso advierte que al sufrir los pueblos originarios el sometimiento tanto de los poderes locales como externos, y padecer las operaciones económicas que alimentan la devastación, los asesinatos y la corrupción, están sufriendo algo que no merece otro termino que “injusticia y crimen”.

Ante las injusticias cometidas el papa pide “indignarse y pedir perdón” y hace un llamado a todos incluidos líderes políticos y espera que la Amazonia se convierta en territorio de paz y dialogo social, donde sea incluida la voz de los pobres.

El documento final con 24 páginas ha generado diversas reacciones ya que algunos esperaban que en este se incluyera el fin del celibato, tema que ha causado división entre los conservadores y algunas tendencias liberales dentro del catolicismo. Pero el papa quiso evitar que la exhortación se convierta «en un referéndum» sobre la posibilidad de ordenar curas a hombres casado, indicó el director de comunicación del Vaticano, Andrea Tornielli.

El papa señala lo que llama «los grandes sueños» para la Amazonia, defiende la «ecología humana» que tiene en cuenta a los pobres y valoriza las culturas indígenas. «Sueño con una Amazonia que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos», concluye en el primer capítulo de la Exhortación apostólica Post – Sinodal Querida Amazonia

Por su parte la Celam, mediante comunicado se pronunció frente al documento Querida Amazonia, señalando “La Exhortación nos muestra con claridad que la Iglesia está íntimamente unida con la Amazonía, caminando al lado de los pueblos y comunidades indígenas y de todo lo creado, como su fiel aliada en la defensa y promoción de sus derechos, en la preservación y cuidado del ambiente y en la construcción de una vida digna, como lo expresa el Papa Francisco en su sueño social, cultural, ecológico y eclesial». Se lee en el documento.

Y al respecto, el presidente del organismo colegiado, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, abogó para que se enfrenten con decisión situaciones como la deforestación, el flagelo de la trata de personas, la contaminación ambiental, entre otros graves problemas, porque la Amazonía es el Corazón del Planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.